compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20170605_113359_181

ARROZ CON COSTILLAS Y HABAS TIERNAS

Esta semana os traigo un arroz con costillas y habas tiernas buenísimo, aprovechando las últimas habas de la temporada, aunque si por donde vives ya no quedan muchas o no te resulta fácil encontrarlas, puedes usar habas congeladas o en conserva, que también te quedará bien. Esta receta es fácil de preparar y es ideal para llevar la cazuela directamente a la mesa, eso sí, a ser posible a la sombra y que corra un poquito de aire, que con este calorcito que sigue haciendo por aquí en Barcelona ¡nos vamos a derretir!

Si tenéis niños y están que no paran con el calor y con el comienzo del verano, les podéis pedir que os echen una mano desgranando las habas, que son muy entretenidas y así van participando del día a día de la cocina en casa. A nuestra hija de tres años le hemos pedido varias veces que nos ayude desgranando garrofón, guisantes y habas, le gusta mucho ayudar con la cocina, al menos por ahora, así que matamos dos pájaros de un tiro 🙂

Este arroz con costillas y habas tiernas lleva pocos ingredientes, pero resulta muy sabroso, ya que las habas tienen un sabor muy potente que quedan genial junto a las costillas de cerdo y el toque de romero, pimentón y azafrán quedan también perfectos. La cocción del arroz es mixta, pues comenzamos a cocinar el arroz en el fogón (gas, vitrocerámica, inducción, etc.), pero lo acabamos de cocinar en el horno, consiguiendo así que la textura final no sea ni seca, como en el caso de la paella valenciana, ni caldosa, sino más bien cremosa ¡El resultado es espectacular!

Espero que te animes y que se te de bien este fantástico arroz ¡A disfrutar! 🙂

Ingredientes

400 g de arroz redondo o arroz bomba
700 g de costillas carnosas de cerdo en trozos de unos 4-5 cm de longitud
100 g de habas tiernas desgranadas
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
350 g de tomate triturado (natural o de lata)
Una cucharadita de pimentón de La Vera
3-4 hebras de azafrán
1 ramita de romero
Sal
Agua (utilizaremos el doble de agua que arroz en volumen, aproximadamente 800 ml)
Nota:
Para esta receta, he usado una cazuela de hierro fundido, pero puedes usar también de otro tipo que tengas a mano y que se pueda introducir en el horno: de acero, de barro, etc.

Instrucciones

1
Limpia bien las costillas, retirando posibles impurezas y luego sécalas con papel absorbente. Pon la cazuela a fuego suave y añade un chorrito de aceite de oliva. Incorpora las costillas y dóralas bien por todos los lados (no hace falta que estén completamente cocinadas, ya que las devolveremos al guiso más adelante, donde se terminarán de cocinar). Salpimenta y reserva.
2
En el mismo aceite, saltea las habas ligeramente. Si es necesario, añade un poco más de aceite. Incorpora el pimentón con cuidado de que no se te queme, haciendo que el pimentón entre en contacto completamente con el aceite y, acto seguido, incorpora el tomate triturado. Deja que se cocine el tomate a fuego suave-medio hasta que se consuma la mayor parte del líquido y se forme una pasta similar al tomate concentrado.
3
Incorpora a la cazuela el agua, las costillas que habías reservado, el romero, el azafrán y la sal. Deja cocer a fuego lento durante unos 20 minutos. Pasado este tiempo, repón el agua que se haya consumido. Lo podrás ver fácilmente con el nivel al que se encontraba el agua en el borde de la cazuela.
4
Sube el fuego y cuando el caldo comience a hervir, añade el arroz, remueve un poco y baja a fuego medio. Cocina durante 10 minutos y luego, introduce en el horno precalentado a 180ºC con las placas de arriba y abajo encendidas. Deja que se termine de cocinar el arroz 10 minutos más. ¡Ahí tienes el arroz listo para comer inmediatamente! ¡Hasta la próxima semana!
  1. Responder

    Rico, rico… pero me apetecería más en invierno, no sé por qué 😉

      • dehanoiabarcelona
      • 28 junio, 2017

      Sí que está rico, Martes, pero ahora que lo dices, con el calor del verano a veces sólo apetece ensaladitas y gazpacho 😀
      Besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X