compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20170706_161530_900

BOL DE AVENA, YOGUR Y FRUTA DE LA PASIÓN

Esta semana os traigo un tipo de desayuno con el que estoy obsesionada desde hace meses: boles nutritivos y saludables para cargar las pilas y empezar bien el día. Esta receta está hecha a base de copos de avena con fruta fresca y yogur. Las variantes son infinitas y el resultado ¡súper apetecible!

La receta es muy sencilla, de hecho, no requiere ni siquiera cocción, puesto que dejamos en remojo los copos de avena durante la noche y ya solitos adquieren la consistencia y textura deseables. Para la receta, he usado también un yogur natural (el punto de acidez del yogur le queda genial a la avena), fruta fresca y mermelada casera.

Aprovecho también para presentaros una variante de la fruta de la pasión que me han traído mis padres, que la cultivan en su huerto. En Ecuador se llama Granadilla, y tiene la misma textura que el fruto original que solemos consumir en España, pero no tiene el punto ácido al que estamos acostumbrados y que a mí tanto me gusta, sino que es dulce. Tiene un perfume intenso muy agradable y es perfecto para endulzar la receta de hoy.

Como toque final he usado una mermelada de cerezas casera riquísima que nos regalaron hace poco. Si no tienes mermelada casera, puedes usar otra, ya que hay muchas marcas en el mercado que seguro, quedarán también genial.

A ver si con este bol de avena, yogur y frutas frescas te animas a dar un toque de color y sabor a tus desayunos.

¡Que pases un buen fin de semana!

Ingredientes

Media taza de copos de avena gruesos
Media taza de leche entera o leche vegetal (avena, almendras, arroz, etc.) para opciones vegetarianas
Un yogur natural sin azúcar (de leche de vaca o de soja para una opción vegetariana)
Una granadilla o fruta de la pasión
Un puñado de arándanos
Una cucharada de mermelada casera de cerezas

Instrucciones

1
En un bol, añade los copos de avena y la leche. Remueve de modo que todos los copos estén sumergidos. Tapa el bol con film de plástico y déjalo en la nevera durante la noche o al menos seis horas.
2
Pasado este tiempo, la avena habrá adquirido una textura tierna y no será necesario cocinarla (parece ser que de ese modo mantiene mejor todas sus propiedades). Incorpora ahora el yogur y los arándanos. Abre la granadilla por la mitad y vierte el contenido de la fruta en el bol. Y por último, añade por encima la mermelada de cereza para endulzar el plato. ¡Ya está! Tienes un desayuno completo totalmente exquisito delante. ¿Has visto qué fácil?
    • Maribel
    • 14 julio, 2017
    Responder

    Parece muy apetitoso.
    Seguro que me va gustar.

      • dehanoiabarcelona
      • 16 julio, 2017

      Lo es, Maribel! Prueba la receta y verás 😉😘😘

  1. Responder

    Bueno y nutritivo. Un buen desayuno es fundamental para afrontar el día con fuerza 😉

      • dehanoiabarcelona
      • 16 julio, 2017

      Así es, Martes de Cuento! A tope de energía te quedas con este bol 😊😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X