compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20170308_084952_506

CƠM RANG – Arroz frito

Estoy casi segura de que la receta de arroz frito es una de las recetas más versionadas del mundo: Es fácil de cocinar, permite obtener un resultado excelente a partir de sobras, y complementa, desde la sombra, cualquier otro plato principal de manera muy digna.

No obstante, al menos entre muchos consumidores de cocina asiática que conozco, la imagen que se proyecta en la mente al oír arroz frito o “arroz chino” es aquella ensalada de arroz “tres delicias” a la que se le agregan guisantes , jamón cocido, trocitos de tortilla y bastante poca imaginación. No digo que no te saque de un apuro en algún momento, pero espero que con la receta que os traigo esta semana consiga aportar mi granito de arena, o más bien, mi granito de arroz en pos a una visión más amplia de lo que puede suponer un exquisito arroz frito.

En la mayoría de los países asiáticos, pasando por Japón, China o Vietnam, si preguntas a cualquier persona, hay pocas cosas que te provoquen una llamada a los sentidos tal como el aroma de un buen bol de arroz humeante recién cocinado, sin sal, sin especias… sólo y como único protagonista. El punto romántico de este arroz conquistador es que, recién hecho, desprende todo su potencial, pero una vez frío, pasa a un segundo plano. Una manera de recuperar su atractivo y esplendor es a través de una transformación que puedes conducir tú, reinventándolo como arroz frito, con ingredientes ricos y frescos como los que te traigo en esta receta, o incorporando otros nuevos que decidas tú.

¡Ahí va!

Ingredientes

400 g de arroz jazmín hervido o al vapor
2 huevos frescos
1 Cebolleta
Un puñado de brotes de soja
Una cucharadita de café de nuóc mám o media cucharadita de sal para una receta completamente vegetariana ;)
Una cucharadita de café de salsa de soja
Dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
Una pizca de pimienta negra molida
Nota
Si no tienes arroz jazmín, puedes utilizar un arroz hervido común
Nota
Puedes añadir al plato unas gotas de aceite de sésamo para obtener un sabor diferente y auténtico. También se puede acompañar con salsa picante y hierbas aromáticas frescas (cebolleta tierna, cilantro, hierbabuena, albahaca...)

Instrucciones

1
Antes de preparar el arroz frito, intenta tener a mano todos los ingredientes limpios, cortados y preparados. El arroz frito se elabora muy rápido y siempre te resultará más cómodo ;)
2
Limpia bien la cebolleta y conserva las hojas verdes más tiernas. Corta en juliana la parte blanca y en tiras o cuadraditos la parte verde. Reserva.
3
Limpia los brotes de soja con cuidado. Sécalos bien con una centrifugadora para eliminar el exceso de agua sin que se rompan. Reserva.
4
Pon una sartén amplia o un wok a fuego fuerte y añade las dos cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, añade la cebolleta cortada. Sofríe sin bajar la intensidad del fuego durante 1-2 minutos o hasta cuando la cebolleta se haya dorado en sus bordes, pero aún esté crujiente. Este punto es muy importante, ya que cocinar la cebolleta de este modo te permitirá que el arroz tenga un sabor y aromas inconfundibles.
5
Añade los dos huevos, sin batir, al wok y deja que los bordes se frían y les salgan las características burbujas. En ese momento añade el arroz hervido.
6
Con una cuchara de madera o con una pala ve aplastando el arroz sobre la mezcla de cebolleta y huevo para que se vayan mezclando poco a poco. El arroz irá adquiriendo el color amarillo de la yema. Baja el fuego a intensidad media y sigue removiendo hasta que el grano de arroz haya perdido humedad y se quede ligeramente seco y suelto.
7
Añade la pimienta, la cucharadita de salsa nuóc mám y la cucharadita de salsa de soja y remueve para distribuir bien los sabores por todo el arroz.
8
Finalmente, añade el puñado de brotes de soja y dale al arroz unas cuantas vueltas con cuidado. La idea es que los brotes de soja se cocinen ligeramente con el calor del propio arroz frito, pero que sigan quedando crujientes. Ya puedes servir y ¡a disfrutar!
  1. Responder

    Ay, qué arroz más apetecible. Aunque creo que a mí no me quedará muy bien 😀 😀 Ya te diré si lo hago.

      • dehanoiabarcelona
      • 9 marzo, 2017

      No digas eso, Martes de cuento! Si no te sale exactamente igual, no es problema, pues lo habrás cocinado tú y tendrá tu toque especial! 😉😉

    • Maribel
    • 12 marzo, 2017
    Responder

    Pues yo voy a mezclar gastronomía y literatura. Voy a utilizar de momento tu receta en mi trabajo/cuento de esta semana, así le doy publicidad.
    ¡A tu receta claro!
    Y buena seguro que está.

      • dehanoiabarcelona
      • 12 marzo, 2017

      Qué bien que la receta te inspire en tu trabajo, Maribel!! 😀😀😀
      No hay nada como el trabajo en equipo! Gracias!! 😘😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X