compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20170706_161201_487

LOMO A LA SAL

Me encanta el lomo a la sal que te muestro esta semana: sólo necesitas unos cuantos ingredientes, la elaboración es súper sencilla y el resultado exquisito.

Si te dejas guiar por su nombre, es posible que te parezca que esta receta de lomo pueda resultar muy salada, pero no te equivoques, la sal gruesa que se utiliza en la receta sirve sólo como método de cocción, ya que el lomo, una vez retirada la costra de sal que se forma, absorberá sólo la cantidad justa para quedar en su perfecto punto de sal.

Este método de cocción es muy utilizado en España, y no me extraña teniendo en cuenta que tiene muchas ventajas:

  • Es muy sano, pues no necesitas aceites ni grasas para cocinar
  • El lomo se cocina en su propio jugo, con lo que queda muy tierno y conserva bien los nutrientes
  • Si se guarda bien el lomo, se conserva perfectamente en la nevera durante varios días
  • Se puede usar este método también con verduras y pescados y el resultado es espectacular también

Este lomo a la sal se puede comer de inmediato, acompañado de alguna salsa, de patatas al horno, verduras o ensalada, pero también como fiambre para luego hacer bocadillos o sándwiches exquisitos. Tiene tantas posibilidades que lo cocino a menudo en verano, para luego comer en frío en la playa o en la piscina, que es como más apetece con las altas temperaturas… si te animas a cocinarlo, no te defraudará, es más repetirás seguro 🙂

Bueno, ya me contarás.

¡Que aproveche y que disfrutes de la semana!

Ingredientes

Un trozo de cinta de lomo de unos 1,200 gramos. Vale la pena usar la parte más cercana a la cabezada, también llamada en Catalunya lomo de dos colores, que es la parte más tierna
Un puñado de hierbas aromáticas secas (provenzales, romero, albahaca, laurel, etc.)
2,5 Kg de sal gruesa para cocinar

Instrucciones

1
Precalienta el horno a 200ºC con ambas placas encendidas y también con el aire encendido.
2
Reboza bien todo el lomo con abundantes hierbas aromáticas, de manera que no queden huecos sin rebozar. Yo suelo usar hierbas provenzales secas e incorporo albahaca, laurel y romero para que el aroma sea aún más intenso.
3
En una fuente alargada y con paredes suficientemente altas (unos 5 cm), añade una capa de sal gruesa y pon encima el lomo bien rebozado con las hierbas aromáticas. Puedes colocar varias hojas de laurel y romero en la base antes de colocar el lomo.
4
Echa el resto de sal gruesa asegurándote de que hay una buena capa cubriendo la totalidad de la carne. Humedece ligeramente cada capa de sal con agua ayudándote de las manos (aproximadamente un vaso pequeño de agua en total) con cuidado de que no se te desmonte la sal.
5
Cuando el horno haya alcanzado la temperatura deseada, introduce la fuente y hornea durante una hora o hasta que la sal se haya quebrado.
6
Deja enfriar la fuente unos minutos y retira toda la sal. Deposita el lomo en otra fuente o bandeja y sírvelo cortado en rodajas, ¡ya verás qué delicia! ¡Que aproveche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X