compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20171206_183640_512

MIÊN GÀ – Sopa de noodles de soja con pollo

El otro día volvía del trabajo hambrienta, hacía un frío terrible y ¡menuda sorpresa me encontré al llegar a casa! Tenía la suerte de tener a mi madre por aquí durante unos días y adivinad: Me preparó una súper sopa de noodles de soja con pollo y setas, o como se llama en Vietnam, unos buenísimos miên gà. Estaban tan ricos que no he podido resistirme a compartir con vosotros la receta de este gran plato.

Es muy sencillo de cocinar, muy ligero, pero al mismo tiempo muy reconfortante. Aprovecha, ahora que llega el frío, para cocinar algo calentito y rico con un toque original y oriental. Un auténtico plato de cuchara (y palillos) vietnamita que no suele figurar en los menús de los restaurantes asiáticos, pero que tú mismo te podrás cocinar fácilmente en casa.

Creo que la gracia de estos miên gà radica en los noodles de soja, no tan conocidos como otros noodles asiáticos con base de trigo o arroz. Suelen presentarse en madejas o nidos (como los tagliatelle al huevo italianos) y están hechos con soja, aunque también incorporan otros ingredientes como puede ser patata o boniato. Tienen aspecto translúcido y un sabor delicado y neutro que quedan estupendos en la sopa que te traigo. Su textura es elástica y muy agradable, pero ten en cuenta que se cuecen enseguida, así que no los dejes durante demasiado tiempo en el fuego y sírvelos inmediatamente para que no pierdan cuerpo.

Bueno, no me entretengo más con mi discurso y te dejo la recetita ya.

¡Que disfrutes cocinándola y que tengas una feliz semana!

Ingredientes

1 pechuga de pollo
1 muslo de pollo
1 puñadito de orejas de judas (hidratadas durante una hora en agua templada, si es que las has comprado deshidratadas), trompetas de la muerte u otra variedad de setas
1 cebolleta
300 gramos de fideos de soja
25 gramos de jengibre fresco laminado
5 cucharadas de salsa de pescado nuoc mám
4 granos de pimienta negra en grano
Sal y pimienta
Un chorrito de aceite de oliva
Agua

Instrucciones

1
Prepara el caldo de pollo poniendo en una olla a fuego fuerte el muslo de pollo y 1,5 litros de agua. Cuando hierva, retira toda la espuma que puedas. Añade entonces el jengibre, la pimienta en grano y 4 cucharadas de salsa de pescado nuóc mám. Sigue cociendo a fuego medio durante unos 40 minutos más.
2
Mientras se está cocinando el caldo, corta la pechuga de pollo en tiritas pequeñas y la cebolleta en juliana. Corta también las setas en tiritas. En una sartén, añade un buen chorrito de aceite de oliva. Cuando el aceite esté bien caliente, añade los trocitos de pechuga de pollo y remueve para que se vayan cocinando por todos los lados. Cuando empiece a dorarse la carne, retírala de la sartén y reserva. En el aceite de freír la pechuga, añade las setas y remueve un poco hasta que las setas estén blanditas. Entonces, añade la cebolleta y la pechuga de pollo de nuevo. Adereza el salteado con una cucharada de nuóc mám y un poquito de sal y pimienta. Reserva.
3
Transcurridos los 40 minutos que necesitabas para hacer el caldo ligero de pollo, sube el fuego al máximo y añade los noodles de soja. Cocina durante unos 3-5 minutos a fuego medio o hasta que los noodles estén ya cocidos. Sirve inmediatamente en 4 boles los noodles y el caldo. Corona el plato con el sofrito de pollo y setas y con la parte verde de la cebolleta cortada muy fina. Ahí lo tienes. ¡A disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X