compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20170401_093524_984

RIGATONI o PENNE RIGATE con POMODORINI, BASILICO E PEPERONCINO – Macarrones con tomatitos cherry, albahaca y cayena

En este post, te propongo que nos acerquemos a la gastronomía italiana; cocinaremos unos facilísimos y rápidos rigatoni o penne rigate con tomatitos cherry, albahaca, parmesano y un toque picante.

Hace ya bastantes años, estuve una buena temporada viviendo en Roma, la Ciudad Eterna. Única, fascinante y descarada. A veces era tan irracional, pero a la vez tan intensa que era imposible no enamorarse de ella cuando despuntaban los primeros rayos de sol y no querer olvidarla para siempre cuando llegaba la noche. ¿Cómo es posible no volverse un poco loco cuando sigues conservando y viviendo de los restos y ruinas de una civilización que nació hace miles de años, pero no quieres descuidar tu lucha por pertenecer a la lista de las modernas urbes europeas? Muy a menudo se mezclaban en la cocktelera la simplicidad y la complejidad a partes iguales y el resultado final, aunque pareciese absurdo, resultaba ser perfecto.

A la sociedad italiana le ocurre lo mismo que a su gastronomía: hay algo incomprensible, indescriptible, que convierte dos o tres ingredientes en algo inexplicablemente mágico. O si no, ¿cómo podemos explicar la pizza bianca, la mozzarela de búfala o el sugo con basilico? Simplemente espectaculares.

En esta receta intentaré reproducir lo que, bajo mi punto de vista, ocurre con la cocina italiana: cocinaremos unos rigatoni o penne con una salsa vegetariana un poco picante con tomates cherry rápida y sencilla y veréis qué ricos quedan coronándolos con unas escamas de parmesano y albahaca. Si la intención es que no sean picantes, ya sea porque no estás acostumbrado o porque aún no ves a tu prole preparada para atreverse con el picante, simplemente no añadimos el peperoncino y ya está. Los rigatoni te quedarán igualmente sabrosos 🙂

Ahí te dejo la receta, espero que la disfrutes. ¡Manos a la obra!

 

Ingredientes

400 g de tomates cherry
Un buen chorro de aceite de oliva virgen
2 dientes de ajo
2 peperoncini (pimienta de cayena)
1 cucharada de vinagre balsámico de módena (Opcional)
Cuatro ramas de albahaca fresca
Una taza de parmesano recién cortado en láminas
400 g de rigatoni de buena calidad (la cantidad por persona puede oscilar entre 80 g hasta 130 g aproximadamente)
Agua
Sal (1 pizca para la salsa y una cucharada sopera para cocer la pasta)

Instrucciones

1
Corta en finas láminas los dos dientes de ajo. Reserva. Lava bien y escurre los tomates cherry. Córtalos por la mitad si son pequeñitos y en cuatro trozos si son grandes. Reserva.
2
Pon a fuego fuerte una sartén con un buen chorro de aceite de oliva virgen y añade las láminas de ajo y las dos pimientas de cayena. Cuando estén ligeramente doradas las láminas, añade inmediatamente los tomates cherry cortados para evitar que se quemen los ajos. Baja el fuego y continúa cocinando a fuego lento. Remueve de vez en cuando, pero no demasiado, ya que la idea es que los tomatitos se frían ligeramente por cada cara antes de que vayan soltando agua.
3
Ahora y no antes, coceremos la pasta. La idea es que la pasta se mezcle con la salsa apenas esté cocida y no se quede "esperando" un rato, ya que la pasta se comenzaría a pegar y no quedaría en su punto. Es por ello que lo ideal es comenzar cocinando la salsa y no cocer la pasta hasta que queden unos 10-15 minutos antes de terminar la salsa. Pon a fuego fuerte una cacerola grande y alta con abundante agua (al menos dos litros y medio de agua). Tápala para que hierva más rápido. En cuanto hierva el agua, añade una cucharada de sal y los rigatoni. Continúa cociendo a fuego medio y removiendo de vez en cuando para evitar que la pasta se pegue. No te olvides de que ha de quedar al dente, así que sigue las instrucciones que aparezcan en el paquete. Yo suelo cocer la pasta un minuto menos de lo que se suele indicar y quedan perfectos luego.
4
A medida que se va cociendo la pasta, volveremos a la salsa de tomate y añadiremos la pizca de sal y la cucharada de vinagre balsámico de módena (si tienes a mano, conseguirás un toque buenísimo para la salsa, pero si no encuentras en tu cocina, no te preocupes, que también te quedará bien). Cocina durante un minuto más y reserva.
5
Cuando la pasta esté ya cocinada, escúrrela muy bien sin añadir agua fría por encima y viértela inmediatamente en la salsa. Mezcla bien y reparte la pasta en cuatro platos.
6
Pon en cada plato unas cuantas hojas de albahaca limpia y seca (si son muy grandes, puedes cortarlas un poco), el parmesano en láminas y ya está a punto para comer. ¡Que disfrutéis! :)
    • Maribel
    • 6 abril, 2017
    Responder

    Este plato ha de estar espectacular.
    Los tomates me están esperando en la nevera.

      • dehanoiabarcelona
      • 6 abril, 2017

      ¡No los hagas esperar mucho, Maribel! que estos rigatoni bien valen la pena 🙂
      ¡Ya me contarás!

  1. Responder

    ¡¡Wuauuuuuuuu!! Buenísimo. Yo los suelo hacer, pero lo probaré con tu receta porque tiene algún ingrediente que yo no pongo 😉

      • dehanoiabarcelona
      • 12 abril, 2017

      ¡¡Gracias, Martes de cuento!! Ya me contarás si esos ingredientes te mejoran el plato, aunque estoy segura que tu receta te queda también riquísima 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X