compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20180910_202025_816[1]

SALMOREJO CORDOBÉS – Sopa fría de tomate

Este verano hemos hecho una buena ruta gastronómica por el Sur de España, y aunque no era el objetivo principal de nuestro viaje, ya que solemos ir bastante a menudo a visitar a la familia, es imposible pasar por Andalucía y no deleitarse con el sinfín de platos que nos ofrece la tierra, el sol y el buen hacer de los lugareños.

Como sostienen unos buenos amigos de mis padres, una pareja toledano-madrileña que tras viajar por toda la geografía española, se enamoró del sur y echó raíces en un bonito pueblo malagueño: “En el Sur se fríe, en el Centro se asa y en el Norte se guisa”. Me gusta mucho esta afirmación porque a pesar de que la gastronomía española es muy extensa y contiene infinidad de elaboraciones diferentes, es una manera muy simple, pero a la vez potente, de reducir una descripción tan compleja en una sola frase.

No obstante, y a pesar de que afirmo que en el Sur se fríe de maravilla, me voy a decantar por una receta andaluza muy alejada de las frituras, menos calórica y que se llama salmorejo cordobés, un plato que enamora por su sencillez, por su intensidad y por lo facilísimo que es de cocinar. Sin contar con los agradecidos ingredientes que acompañan el salmorejo (jamón y huevo duro), esta sopa fría lleva solo 5 ingredientes muy fáciles de encontrar, y que juntos culminan en un plato muy saludable y completo.

¡Allá va la recetita!

Ingredientes

1 kg de tomates maduros (a mí me encanta con tomates tipo "pebrot", "pera" o similar)
200 g de miga de pan bien compacta
100 ml de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo
1 pizca de sal
2 huevos duros
Jamón ibérico en taquitos o en virutas

Instrucciones

1
Lava y pela los tomates, retirando el tallo y posibles partes fibrosas para que no te queden trocitos duros. Ve cortando los tomates en cuartos y deposítalos en un vaso suficientemente grande para que quepan todos los ingredientes. Bate bien los tomates con la ayuda de una batidora.
2
Introduce en la mezcla anterior el pan, el aceite, la sal y el diente de ajo previamente pelado y sin el germen. Bate todo los ingredientes hasta obtener una masa homogénea, con textura suave y consistente. Reserva bien tapado el salmorejo en la nevera hasta que adquiera la temperatura deseada (se toma frío).
3
Reparte el salmorejo en cuatro boles individuales y acompaña el manjar con el jamón ibérico y el huevo duro picado. Fácil, nutritivo y para aquellos que aún no lo hayáis probado... ¡sorprendentemente delicioso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X