compartir
modo cocina
imprimir
Debe iniciar sesión para guardar
Iniciar sesión / Alta
guardar
Debe iniciar sesión para valorar
Iniciar sesión / Alta
valorar
IMG_20171111_231413_392[1]

TRINXAT – Trinchado de col y patata

Frío, otoño y tiempo de coles es para mí sinónimo de trinxat, un plato económico, sencillo y tradicional del pirineo catalán.

Yo no lo conocía hasta que llegué a Barcelona hace ya unos cuantos años, y se ha convertido en un clásico en casa cuando empiezan a desbordar las coles de invierno en todas las huertas de la zona.

A mí me parece comparable a un plato de migas. No me malinterpretes, que sé que no tienen nada que ver, pero ambos nacieron como un plato de pobres, para cada día y para aprovechar sobras o un excedente, pero se les dio una vuelta de tuerca añadiendo un toque de alegría con ajos y panceta y, de repente, te encuentras con un platazo sorprendente y riquísimo a la par que sano y nutritivo.

El trinxat es muy fácil de cocinar: sólo hay que cocer los ingredientes y luego pasarlos por la sartén aplastándolos hasta que consiguen un aspecto y consistencia similares al de una tortilla de patatas. Se suele a compañar con ajos y panceta, aunque también se pueden encontrar algunos variantes, según se trate de la versión de la Cerdanya, del Alt Urgell o de Andorra.

En esta versión casera, he añadido un huevo frito y un toque de pimentón picante por encima ¡que queda de rechupete!

Prueba la receta y me cuentas 🙂

¡Feliz semana!

Ingredientes

1 col rizada o repollo
3 patatas medianas
3-4 dientes de ajo
250 gramos de panceta (si es ibérica, mejor que mejor) en tres lonchas
Aceite de oliva virgen
Sal
Opcional: 4 huevos

Instrucciones

1
Lava la col y córtala en trozos del tamaño de un bocado. Lava las patatas, pélalas y córtalas en cuadraditos.
2
Cuece las verduras en abundante agua con un poco de sal durante unos 20-30 minutos. Cuando estén ya blanditas, escúrrelas y reserva.
3
Corta las lonchas de pancetas en trocitos pequeños y sofríelas en una sartén a fuego suave, sin necesidad de aceite. Ve removiendo de vez en cuando hasta que los trocitos se hayan quedado crujientes, como en la foto. Reserva. La grasa que ha soltado la panceta la puedes incorporar al aceite de oliva para sofreír el ajo en el paso siguiente: obtendrá un mejor sabor el trinxat, pero también será menos healthy, así que lo dejo en tus manos :)
4
En una sartén grande, añade un buen chorrito de aceite de oliva y sofríe a fuego medio-suave los ajos previamente pelados y cortados en láminas finas. Cuando el ajo esté ligeramente dorado, añade la verdura y ve aplastándola con la ayuda de un tenedor. La idea es que se quede la verdura aplastada, pero no como un puré. Cuando hayas conseguido una pasta más o menos homogénea, añade 2/3 partes de la panceta que habías preparado en el paso 3 y remueve de nuevo para que se distribuya bien por toda la verdura.
5
Reparte el trinxat en los diferentes platos y decora con la panceta que habías reservado. Puedes acompañar el trinxat con un huevo frito y un poco de pimentón por encima y el platazo será ya espectacular. ¡¡Hala, que aproveche!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De Hanoi a Barcelona
Cerrar modo cocina
Suscríbete a la newsletter
Recibe todas las novedades en tu bandeja de entrada.

X